Atenas, cuna de la civilización occidentalHoy nos dirigimos hasta Atenas, capital de Grecia y la ciudad más importante del país, pero sin duda, esta ciudad es conocida por ser la cuna de la civilización occidental y el origen de la democracia. Una ciudad que atrae numerosos turistas llegados desde todas las partes del mundo.

La historia de Atenas se extiende más de 3.000 años, lo que la convierte en una de las ciudades habitadas más antiguas. Durante la época clásica de Grecia, fue una poderosa ciudad-estado que tuvo un papel fundamental en el desarrollo de la democracia como hemos comentado anteriormente. También fue un centro cultural donde vivieron muchos de los grandes artistas, escritores y filósofos de la Antigüedad. Estas contribuciones de Atenas al pensamiento de su época tuvieron una gran influencia en el desarrollo no sólo de Grecia sino también de Roma y de la cultura occidental.

Para conocer bien la ciudad, la peor de las opciones es el coche, debido a su densidad de tráfico. No obstante, hay tres líneas de metro, dos de tranvía y una amplia y moderna flota de autobuses y trolebuses que permiten desplazarnos por la ciudad. Además, Atenas cuenta con una flota de 17.000 taxis, que disponen de un taxímetro en el que se refleja de cantidad que se debe pagar.

Atenas dispone de una de las calles peatonales más largas de Europa que permite recorrer los puntos con restos arqueológicos más importantes de la ciudad, como el Templo de Zeus Olímpico, la Acrópolis o el Ágora, dando un agradable paseo. La longitud de la zona peatonal es de 3’5 kilómetros y discurre alrededor de la Acrópolis.

Repartidos por toda la ciudad también abundan los restos arqueológicos de menor dimensión, y que son visibles al nivel de la vía pública en la mayoría de los casos. Entre estos restos destacan la Linterna de Lisícrates, el monumento de Filopappos, la Biblioteca o el Arco de Adriano.

Existen también numerosos restos menores como restos de muralla, carretera y tumbas en la plaza Kotzia; termas romanas en la calle Amalias, junto a los Jardines Nacionales; restos de una vivienda con mosaicos en los Jardines Nacionales; una selección vertical de varias capas arqueológicas en la estación de metro de Syntagma, etc.

Los monumentos desde la época medieval hasta el siglo XVIII incluyen un gran número de iglesias bizantinas. A las afueras de Atenas se pueden visitar los monasterios de Kaisariani y Dafni. También podemos encontrar muchas muestras de arquitectura neoclásica del siglo XIX  principios del XX, como la denominada trilogía neoclásica o el Parlamento.

Los principales complejos arqueológicos de Atenas están integrados dentro de parques, a su vez conectados entre sí por paseos peatonales, que forman un conjunto unificado de fácil visita, como hemos reseñado anteriormente.

En el centro de la ciudad se encuentran los Jardines Nacionales, que datan del siglo XIX, y en su entorno encontramos varios puntos de interés como el edificio del parlamento o el templo de Zeus Olímpico, entre otros.

Las montañas que rodean Atenas son importantes pulmones verdes para la ciudad,  son utilizados por los ciudadanos como espacio de ocio, aprovechando sus muchas rutas y visitando lugares de interés.

El puerto de El Pireo, situado a 10 kilómetros del centro de la ciudad, es uno de los más importantes del Mediterráneo, tanto en pasajeros como en tráfico de mercancías. Comenzó siendo una isla y, tras convertirse en el puerto de Atenas, es prácticamente una ciudad con carácter propio.