Cuando llega el otoño, el invierno, nuestras preferencias de vacaciones o escapadas cambian un poco. Pasamos de buscar destinos de playa, bullicio, ambiente,… A querer ciudades monumentales, con oferta cultural, gastronómica y en ciertos momentos, que nos den un poco de paz.

A veces tendemos a buscar todo eso fuera de España y por ejemplo, Granada es una ciudad que cumple con todos los requisitos:

–        A nivel monumental, ni que decir tiene que su oferta es amplia, sólo tenemos que pensar en la impresionante Alhambra, el Generalife o la Catedral.

–        Culturalmente tiene mucho que contarnos sobre la cultura árabe  y su influencia a lo largo de los años. Además durante el año tienen lugar eventos como el festival de jazz de Granada o de Cine.

–        Su gastronomía tiene una gran herencia árabe y judía que no te pasará desapercibida. El tapeo es lo más típico, regado con unas “cañitas” de cerveza.

Si vais a Granada no podéis de visitar la Alhambra, conjunto Monumental creado a lo largo de más de seiscientos años por culturas tan diversas como la musulmana, la renacentista o la romántica. La visión de los jardines de la Alhambra, el rumor de la brisa entre los árboles unido a los sonidos del agua, nos aíslan del ruido cotidiano; y nuestro paseo se transforma en una experiencia única.

Algunas de las cosas a resaltar de la Alhambra son:

Museo de la Alhambra

Creado en 1942 como Museo Arqueológico, pasó en 1962 a denominarse Museo Nacional de Arte  Hispano-musulmán, dependiente del Ministerio de Cultura, hasta 1994 en que adquiere su actual denominación y se gestiona por el Patronato de la Alhambra y el Generalife.

Posee la mejor colección existente de arte nazarí, fundamentalmente procedente de excavaciones y restauraciones realizadas en la misma Alhambra, por lo que su visita es un complemento ideal a la del propio Monumento.

Igualmente posee una selecta colección de piezas de arte islámico no nazarí que permiten una comprensión más exacta de la evolución de este arte, tanto en la región de al-Andalus como en el mundo árabe.

Desde 1995 tiene instaladas sus salas de exposición en la planta baja delPalacio de Carlos V, cuyo proyecto de rehabilitación obtuvo el Premio Nacional de Restauración y Conservación de Bienes Culturales de ese año.

Patio de los Leones – Fuente – Surtidor

En la Alhambra, el Palacio de los Leones marca el momento culminante de su arquitectura. Como síntesis y símbolo de su riqueza decorativa y a la vez de la significación del complejo hidráulico del recinto,  se ha conservado su conocida fuente.

Alcazaba

La consideración de la Alcazaba como un recinto castrense queda de manifiesto en su acceso. Este se efectúa al pie de la Torre del Homenaje, circundando su base en un suave ascenso. Un simple muro que obliga al paso en recodo, oculta a su vez el portón que abre en la muralla, de forma que éste no puede ser visto desde el exterior.

Os dejamos este enlace que os hará más fácil la vista a la Alhambra.