Francia. París. ¿Qué imagen se les viene a la mente? Probablemente muchas, pero la primera de todas seguro que es la Torre Eiffel. Desde Mapaplus, queremos hacer nuestro pequeño homenaje a un monumento que se ha convertido en el emblema de una de las ciudades más hermosas del mundo y que tal día como hoy, pero en 1887, comenzaba a construirse con la colocación de la primera piedra.

Sepan que para muchos artistas de la época, la torre era considerada como un monstruo de hierro. De hecho, afamados artistas como Paul Verlaine o François Coppeé, utilizaron apelativos como inútil y monstruosa, lámpara trágica, esqueleto de atalaya o el aborto de un ridículo. La controversia y el debate estaban en la calle.

Sin embargo, con el paso de los años, la Torre Eiffel ha conseguido destronar a grandes símbolos de la eterna ciudad del amor como el Arco del Triunfo, la Catedral de Notre Dame o el Louvre. Cada año atrae la atención de más de 7 millones de turistas, lo que la convierte en el monumento que cobra entrada más visitado del mundo.

 

Una historia llena de curiosidades

La Torre Eiffel fue construida con la idea de que tuviese una vida inferior a 20 años, esto es, el tiempo exacto de explotación del monumento que había sido otorgado por el gobierno de la ciudad a su constructor: Gustave Eiffel.

La Exposición Universal de 1889 fue la excusa perfecta para su construcción, que se terminó para la conmemoración del centenario de la Revolución Francesa. Por lo tanto, la Torre Eiffel tardó en construirse exactamente dos años, dos meses y cinco días, tras los cuales su futuro fue incierto.

La obra fue un éxito el primer año, pero no así en los siguientes. En este sentido se llegó incluso a pensar en desarmarla y desmontar la Torre con el fin de vender sus partes, pero esto nunca ocurrió.

Por este y otros motivos, Eiffel intentó convencer a las autoridades locales de que el monumento podría reportar importantes beneficios y, así, propuso la instalación de una estación meteorológica y una antena telegráfica, que tendría importantes beneficios militares. Había salvado a la Torre Eiffel, que se convertirá en imprescindible tanto en la Primera Guerra Mundial como en la Segunda.

Será precisamente en la contienda de 1945 cuando la torre sufra un incendio provocado por las autoridades alemanas durante la ocupación de Francia. Sin embargo, el monumento también logrará sobrevivir. Cuenta la leyenda que Hitler pensó en destruir París, pero que no lo hizo porque pensó que cuando Berlín estuviese finalizada París sería tan sólo una sombra de su ciudad.

Lo cierto es que no será hasta la década de los 60 del siglo XX, cuando se convierta en un atractivo turístico con la afluencia de gran cantidad de turistas. De todos los monumentos que hemos citado anteriormente de París, podemos decir que la Torre Eiffel es uno de los pocos, sino el único, que año tras año muda su imagen y se embellece para el asombro de los visitantes, ya sea con cambios en el color de la pintura o con efectos de iluminación.

De hecho, desde que se pone el sol hasta la una de la madrugada, 20.000 bombillas se ponen en funcionamiento para crear un espectáculo de luces verdaderamente inigualable.

 

¿Cuándo subir?

La primera hora de la mañana, cuando aún no se han formado interminables colas, y al anochecer, para disfrutar de la ciudad de las luces en todo su esplendor, constituyen los mejores momentos para subir a las alturas del cielo de París.

El monumento parisino está compuesto de tres niveles. A los dos primeros se puede acceder mediante escaleras, pero ¡ojo!, les esperan por delante 1665 escalones. Para las personas mayores o aquellas que no quieran hacer un poco de ejercicio, existe un ascensor que les transportará directamente al último de los niveles a 276 metros de altura.

En ese momento tengan la seguridad que tendrán a París a sus pies. Todo lo que pudieran haber imaginado no tendrá semejanza con la realidad, cualquier parecido se verá eclipsado por la belleza del paisaje del que disfrutarán.

 

Por todo ello, la Torre Eiffel se ha convertido en el símbolo indiscutible de París, de Francia y hasta nos podemos atrever a decir que también de Europa. Si fueron a París con Mapaplus, seguro que vieron este bello monumento. ¿Qué les pareció la conocida como “Vieja Dama de Hierro”? ¿Nos cuentan su experiencia?

Más información: http://www.toureiffel.paris/es.html