Uno de los objetivos que tenemos desde Mapaplus es informar a nuestros viajeros sobre las tradiciones de los diferentes países que visitan. En este caso, les proponemos descubrir una de las fiestas españolas más conocidas en el mundo: Las Fallas de Valencia. ¿Cuál es su historia, cuándo comienzan, en qué consisten, cuáles son sus costumbres?

Como sabrán, Valencia es una ciudad típica del mediterráneo. Se caracteriza, como ya explicamos en el post ‘Valencia, ciudad vanguardista y de contrastes’ por su carácter abierto, alegre, extrovertido y acogedor. No se trata de una gran urbe, imposible de recorrer a pie, sino todo lo contrario.

Prepárense para adentrarse en un mundo de belleza, diseño y modernidad, pero también de tradiciones y costumbres. Si visitan Valencia durante sus fiestas falleras, no esperen una fiesta al uso. El ritmo de la música, de las charangas y de las diferentes orquestas se mezclará con el olor a pólvora y a buñuelos recién hechos. ¿Conocemos más sobre Las Fallas?

 

El origen de la fiesta

Como ocurre con la mayor parte de las fiestas, las Fallas también tienen su origen. En Valencia, durante muchos años, los carpinteros de la ciudad celebraban el día de su patrón, San José, quemando en las plazas y en las calles, frente a sus talleres, aquellos objetos y trastos viejos que eran ya inservibles.

Se realizaba así una hoguera purificadora, donde también ardían los conocidos como ‘parots’, estructuras de las que colgaban los candiles que alumbraban a los carpinteros y que ya no eran necesarios porque, con la llegada de la primavera, los días eran más largos.

Por lo tanto, durante estas primeras décadas, las Fallas consistían en maderas apiladas unas encima de las otras, sin ton ni son, que ardían pasto de las llamas la noche del 19 de marzo.

Sin embargo, esto no es lo que se encontrarán en la actualidad. Las Fallas han ido evolucionando con el paso del tiempo y han ido tomando el sentido y la forma que hoy en día encontramos. Ahora la ironía, la sátira y el estilo crítico están presentes en todos y cada uno de los monumentos siempre con una dosis extra de sentido del humor.

Cierto es, que poco o nada tienen que ver los monumentos que se plantan en la actualidad con el origen de la fiesta, pero algo que aún hoy en día se continua manteniendo es, precisamente, esta raigambre satírica y burlesca con la que se pretende realizar una crítica al mundo que nos rodea.

La Falla del Ayuntamiento en Valencia

 

La fiesta de todos

Todo el mundo que llega a Valencia en su semana grande, del 15 al 19 de marzo, comienza a ser partícipe de la fiesta desde el primer momento. La ciudad se abre al mundo y a los que vienen a conocer una de sus más conocidas tradiciones.

Sin embargo, el pistoletazo de salida de las fiestas tiene lugar el último domingo del mes de febrero en las emblemáticas Torres de Serranos. Es la Cridá, un acto en el que las representantes de la fiesta invitan a todos valencianos, españoles y visitantes que vivan y participen en las Fallas.

El ambiente festivo se nota ya en la ciudad desde el 1 de marzo. Las mascletás o exhibiciones pirotécnicas se convierten en sinfonías de sonido que tienen lugar todos los días a las 14 horas en la Plaza del Ayuntamiento hasta el día de San José.

Pero, ¿cuándo se montan los monumentos? La noche del 15 de marzo se lleva a cabo la tradicional Plantá de las Fallas. Al día siguiente, más de 700 monumentos falleros llenan las calles y las plazas de la ciudad. Estatuas gigantescas, que llegan hasta los 20 metros de altura, sorprenderán al visitante y convertirán a Valencia en la ciudad de los excesos.

Durante cuatro días los turistas y los propios valencianos podrán disfrutar de estas voluminosas escenas e impregnarse del carácter abierto de la fiesta. Verbenas, cabalgatas, corridas de toros, concursos y otros actos lúdicos completarán el programa de festejos. Será la noche del día de San José cuando todo llegue a su fin.

Las impresionantes y majestuosas Fallas que se han plantado en apenas una noche serán reducidas a ceniza en tan solo unos minutos. La música dejará de sonar y la ciudad recobrará su aspecto habitual.

Muchos son los que no entienden esta fiesta, los que no logran comprender cómo se pueden quemar monumentos tan bellos. Pero precisamente ésta es la esencia de las Fallas: acabar con todo lo viejo, con todo lo malo e inservible y purificar y renovar lo que nos rodea.

¿Conocían la fiesta de Las Fallas? ¿Viajan a Valencia con Mapaplus?

Más inforamción: http://bit.ly/1E5dRWK