Ávila es una ciudad española que ha crecido en torno a su muralla. En su interior encontrará un valioso conjunto de iglesias y palacios renacentistas, testigos del esplendor como centro de producción textil en el pasado.

La cuidad presenta un gran número de edificios religiosos, tanto dentro como fuera del recinto amurallado, vinculados a Santa Teresa de Jesús. También conocida como Teresa de Ávila, fue una de las grandes maestras de la vida espiritual en la historia de la Iglesia.

Desde Mapaplus, le indicamos los 10 lugares que no debe perderse si viaja a Ávila, pues su belleza no le dejará indiferente.

 

  1. La muralla

Se trata de uno de los recintos amurallados medievales mejor conservados de Europa. En el siglo III a. C. los romanos construyeron la primera muralla, que fue reconstruida en el siglo XI. La muralla está perfectamente conservada y existen varias puertas de acceso a la ciudad. Las más importantes son la de San Vicente junto a la basílica, la del Mercado Grande o de El Alcázar y la Puerta de los Leales que da acceso a la catedral. La muralla es sin duda el símbolo de la ciudad.

Murallas de Ávila

 

  1. La Catedral

Fue la primera catedral de España en incorporar el estilo gótico a su arquitectura, concretamente el que se empleó en la Abadía de San Dennis. Se comenzó a construir en el siglo XII y se terminó ya en el siglo XV. El templo tiene aspecto de fortaleza. Su ábside, denominado cimorro, está adosado a la muralla y forma el conjunto más voluminoso de la muralla. Tiene dos portadas principales, y su interior sigue el esquema gótico con planta de cruz latina con 3 naves y girola. Cabe destacar el impresionante el retablo del Altar Mayor, obra de Pedro de Berruguete.

 

  1. Basílica de San Vicente

Es uno de los edificios más bellos de Ávila. Su construcción se inició en el siglo XII, al parecer por el mismo maestro que construyó la catedral. Básicamente es de estilo románico aunque podrá encontrar elementos de otros estilos. Dentro se encuentra el Cenotafio de los Santos Hermanos Mártires, un monumento funerario en honor a 3 hermanos que fueron martirizados en el siglo IV. Está realizado en piedra y policromado, y se encuentra en perfecto estado de conservación.

 

  1. Plaza del Mercado Chico

Es uno de los lugares con más historia de la ciudad, ya que alrededor de este punto se formó el primer núcleo de población del pueblo íbero de los Vetones. Durante el periodo de romanización se construyó en este lugar el foro de la ciudad. Actualmente se encuentra el Ayuntamiento en uno de los lados de la plaza y varios establecimientos de hostelería, que hacen a este rincón un lugar ideal para descansar.

 

  1. Los Cuatro Postes

El “humilladero” de Los Cuatro Postes es un monumento religioso desde el que disfrutar de una magnífica panorámica de la ciudad. Fue construido para el descanso de las autoridades durante la romería anual a la ermita de San Leonardo, que lamentablemente ya no se celebra en la actualidad.

 

  1. Iglesia de San Pedro

Es una de las más antiguas de la ciudad. Se construyó en los siglos XII-XIII. Se trata de una bella construcción que cuenta con un rosetón cisterciense en su portada. En su interior, la austera ornamentación contrasta con el interesante conjunto de pinturas y retablos.

 

  1. Convento y Museo de Santa Teresa

El convento, obra del arquitecto Fray Alonso de San José en 1636, fue edificado sobre la casa natal de Santa Teresa de Jesús. En la iglesia destaca la fachada de estilo barroco. Su interior tiene planta de cruz latina, cuyas naves laterales albergan magníficas esculturas del maestro Gregorio Fernández.

 

  1. Real Monasterio de Santo Tomás

Se trata de un conjunto arquitectónico de gran tamaño con iglesia y 3 claustros que se encuentra alejado de la zona amurallada. Es un enclave desconocido plagado de historia que ha servido como convento dominico, palacio real y panteón. El monasterio se debe a Hernán Núñez Arnalte, tesorero y secretario de los Reyes Católicos, que murió prematuramente pero que en su testamento pidió que se construyera un convento dominico dedicado a Santo Tomás de Aquino.

 

  1. Real Monasterio de Santa Ana

Las obras de la antigua construcción finalizaron hacia 1350. En la segunda mitad del S.XVI se llevaron a cabo importantes reformas, quedando poco del monasterio inicial. Destaca el claustro de tres alturas, concluido en 1596 y único con esta altura de su época. El aspecto exterior del conjunto es muy austero, despuntando un robusto campanario de ladrillo.

 

  1. Torreón de los Guzmanes

Fue mandado construir por los Mújica a principios del siglo XVI. La torre tiene un carácter defensivo además de un estilo que recuerda a los palacios de Florencia y Venecia. Actualmente es sede de la Diputación Provincial de Ávila. En las antiguas caballerizas se ha instalado “vetona”, el Centro de Interpretación de la cultura Vettona.

 

Sin duda, Ávila es una bella ciudad con mucha historia, que vale la pena descubrir. El misticismo religioso se respira en cada rincón de la muralla, dando paso a impresionantes obras arquitectónicas dignas de admirar.

No puede marcharse de la ciudad sin haber saboreado su increíble gastronomía. Sus asados, el famoso chuletón de ternera de Ávila, y por supuesto el dulce típico de la zona: las yemas de Santa Teresa supondrán toda una experiencia para su paladar.

Esperamos que disfrute de su estancia.