San Petersburgo, una de las ciudades más bellas del mundo y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es un destino perfecto para las vacaciones de verano. Conocida antiguamente como Leningrado o Petrogrado, fue construida por el Zar Pedro el Grande como puerta occidental de la antigua Rusia hacia el resto de Europa. Además, fue capital rusa durante más de dos siglos hasta que pasó a serlo Moscú con la revolución rusa. Su evolución histórica y su legado artístico cultural la han convertido en una de las mayores ciudades europeas.

Desde Mapaplus le sugerimos 10 cosas que no debe perderse en su visita a San Petersburgo:

  1. Museo Hermitage

Situado en el centro de la ciudad, es uno de los más famosos del mundo. Ocupa distintos edificios, entre ellos el Palacio de Invierno, la antigua residencia de los zares. Su interior recoge el legado cultural e histórico de Europa y Oriente desde tiempos remotos. A través de sus objetos se puede recorrer la historia rusa y las hazañas de sus emperadores. Algunos de los artistas ilustres que forman parte de la exposición son Rubens, Rembrandt, Tiziano, Da Vinci, Monet, Picasso o Reonir, entre otros.

  1. Fortaleza de Pedro y Pablo

Pedro el Grande mandó construir esta fortaleza en 1703 con la intención de proteger la ciudad. En su interior se construyó la ciudad flanqueada por las catedrales de San Pedro y San Pablo. Contiene las tumbas de los zares rusos, incluyendo el último zar Nicolás II y su familia.

  1. Iglesia de Salvador sobre la sangre derramada

Esta iglesia, considerada el emblema de la ciudad, está construida sobre el lugar del asesinato del zar Alejandro II en 1881. Hoy en día es posible conocer la historia del zar y su muerte en ese lugar.

Como curiosidad, durante la Segunda Guerra Mundial fue alcanzada por una bomba que no llegó a detonar y durante 19 años quedó escondida dentro de su cúpula. Algunos de los mejores artistas rusos dejaron su sello tanto en el interior como en la fachada. Junto a la catedral se encuentra uno de los mercadillos de souvenirs más populares.

  1. Catedral de San Isaac

La más grandiosa gracias a su decoración y sus más de cien metros de altura. Se emplearon más de cuarenta minerales y materiales como el granito, el mármol o el oro para su ornamentación interior.  Desde la columnata se puede apreciar una vista panorámica de San Petersburgo y la cúpula que la corona es obra del ingeniero español Agustín de Betancourt. Cerca de la catedral se encuentra la de la Plaza del Senado, que esconde la estatua de Pedro el Grande, denominada “El Jinete de Bronce”.

  1. Plaza del Palacio

Es la inmensa plaza que se sitúa frente al Palacio de Invierno (Museo Hermitage). Fue el escenario de hitos como el Domingo Sangriento o la Revolución de Octubre de 1917.

  1. El Metro de San Petersburgo

Como en Moscú, aquí el metro es una visita obligaría. El de San Petersburgo es el más profundo del mundo con hasta 110 metros y fue construido como un ‘palacio para el pueblo’. Muchas de las estaciones conservan los detalles y decoración propios de la majestuosidad del imperio. Además es el transporte más popular de la ciudad.

  1. Avenida Nevsky

Es una de las calles más importantes por su actividad comercial y financiera. El tramo más ancho va desde la Plaza del Palacio hasta la Plaza de Insurrección. Un total de cuatro kilómetros y medio en los que destacan los grandes almacenes Eliséev o el Río Fontanka.

  1. La Buena Mesa

La gastronomía rusa está rodeada por muchos platos y costumbres interesantes y ancestrales. Las sopas y entremeses tienen un papel destacado, especialmente el Borsch. Es una sopa de origen ucraniano con la remolacha como ingrediente estrella. Entre los platos principales podemos citar la carne Stroganoff o la pasta “Pelmeni”, acompañadas de salsa. Una de las alternativas rápidas son los “blinis”, servidos en los Blinnaya. Este plato es una especie de crêpe que se rellena con todo tipo de ingredientes.

  1. Actividades al aire libre

El buen tiempo permite disfrutar de un paseo en barco por el río Neva. Si el paseo es nocturno, se puede aprovechar para ver de cerca el levantamiento de los puentes al paso de los barcos por el río. Esto sólo es posible durante el verano debido al bloqueo de la navegación en invierno por el hielo. San Petersburgo cuenta además con distintos parques y zonas verdes dignos de visitar.

  1. Ballet, Opera y arte

No pueden marcharse de la ciudad sin conocer el folklore y tradición rusos, ya sea a través de sus milenarias obras artísticas (como la famosa muñeca rusa “matrioska”) o bien a través de conciertos que se representan en los teatros de la ciudad.

No pierdan la oportunidad de visitar este majestuoso destino en alguno de nuestros programas de viaje que incluye San Petersburgo.