París, una de las ciudades más bellas del mundo, la más visitada, y probablemente la más romántica de las que pueblan el planeta, hace honor a su fama y no defrauda a nadie que acude a visitarla, sin que más bien, a la hora de partir el viajero siente tener que partir, y lamente no disponer de más tiempo (o dinero) para volver en seguida o quedarse más tiempo en una ciudad mágica, con un encanto especial que se percibe en cada esquina, cada plaza, o simplemente en cada uno de sus cafés.

El sobrenombre de “Ciudad de la Luz” se debe a que Paris fue la primera ciudad en dotar a sus calles y edificios importantes de luz eléctrica, lo que causó admiración en todo el mundo, aunque este nombre también podría deberse perfectamente a que Francia, y en concreto París, ha sido también la luz del mundo y ciudad adelantada a su tiempo como muestra el hecho de que aquí se fraguaron los derechos del hombre, y los principios de libertad, igualdad y fraternidad, principios que aún hoy no están presentes en muchos lugares del mundo.

En París hay multitud de cosas que puedes visitar y te va a resultar muy difícil decidir a que sitios acudir si tu tiempo es limitado.

Montmartre, República, Bastilla-Belleville, Marais, Les Halles, Montparnasse, Saint Germain, Invalides-Isla de la Cité-Notre Dame, Louvre, Concordia, Campos Eliseos, Torre Eiffel son los lugares más visitados.

Museo Louvre

Es el Museo Nacional de Francia y uno de los museos más importantes y más visitados del mundo.

Algunas de las piezas más famosas son, “La Gioconda”, “La Virgen de las Rocas”, ambas de Leonardo da Vinci, “El Rapto de las Sabinas” de Jacques-Louise David, “El entierro de Cristo” de Tiziano, “La nave de los locos” de El Bosco, “Las bodas del Caná” de Veronese, “El niño mendigo” de Murillo; esculturas como “La Venus de Milo”, o “Victoria alada de Samotracia” entre muchas otras.

Montmartre

También conocido como el “barrio de los pintores”, sus pequeñas y empinadas callejuelas constituyen un entramado que incluye desde los más antiguos cabarets hasta los alrededores de la Basílica del Sagrado Corazón, repletos de restaurantes con terrazas y pintores.

Montmartre abarca dos áreas muy diferentes; en las proximidades de la Plaza Pigalle reinan las luces de neón anunciando infinitos sex-shops y algunos cabarets entre los que destaca especialmente el mítico Moulin Rouge, cuyos espectáculos atraen a cientos de turistas cada noche.

Si deseas informarte con más detalle de los lugares que puedes visitar pincha aquí

Asimismo, te dejamos diez consejos si viajas a París.

Consulta  nuestros catálogos MapaPlus