Málaga, además de sol, playa y por supuesto su gastronomía, esconde gran cantidad de encantos y Mapaplus le invita a descubrirlos. Aunque hay muchos lugares que visitar en esta ciudad ubicada al sur de España, les indicamos los espacios que consideramos imprescindibles para visitar en Málaga.

La Alcazaba

Junto al Castillo de Gibralfaro, la Alcazaba es el máximo exponente del pasado musulmán de la ciudad. Situada en las faldas de la colina de Gibralfaro, se puede contemplar desde varios puntos del centro. El rey taifa de Granada, Badís ben Habús, mandó construirla en el siglo XI.

El Castillo de Gibralfaro

Se construyó en el siglo XIV para albergar a las tropas y proteger a la Alcazaba, y está unido a ella a través de un pasillo entre murallas que sube el monte (llamada Coracha). Lo que queda de él hoy en día son ruinas que pueden ser visitadas. Pero si hay algo por lo que merece la pena subir hasta Gibralfaro, además de por el valor histórico del lugar, es por las magníficas vistas de Málaga que se tienen desde allí arriba.

Plaza de la Merced y Casa Natal de Picasso

La Plaza de la Merced es una de la principales plazas de la ciudad. En los edificios que la bordean vivieron personajes ilustres, y entre ellas se encuentra la Casa Natal de Picasso.

Museo Picasso

En este museo se concentran más de 200 obras del artista malagueño, pasando por pinturas, dibujos, grabados, esculturas y hasta cerámicas. El museo está ubicado en un edificio del siglo XVI, concretamente el Palacio de Buenavista, declarado Monumento Nacional por ser una de las muestras más representativas de la arquitectura señorial renacentista.

Al salir del museo puede pasarse por la librería y por el patio donde se encuentra la cafetería, un espacio muy tranquilo. Por otro lado, saliendo del museo (por la parte de la librería), encontrará el Teatro Romano de Málaga, una construcción del siglo I d.C. situado a los pies de la Alcazaba.

Catedral

La imponente catedral malagueña, que se encuentra entre los 10 monumentos sacros más famosos de España, está ubicada sobre los restos de la que era la principal mezquita de la ciudad en tiempos de dominio musulmán. Se le conoce como La Manquita porque una de sus torres nunca se terminó.

Plaza del Obispo y Palacio Episcopal

Esta pequeña plaza, situada al lado de la Catedral, tiene como protagonistas a la fuente de piedra que está en el centro y de la cual lleva manando agua desde que se instaló en el siglo XVIII y el Palacio Episcopal.

Esperamos que les guste la maravillosa ciudad de Málaga y disfruten de su magia durante la estancia.