Si cada vez más turistas eligen este destino para sus vacaciones es, antes que nada, para descubrir Praga, la ciudad de los campanarios o “la ciudad de las cien torres”, de las calles medievales, lugar de locación para películas y publicidades, una de las más bellas capitales de Europa, dueña de muchas ventajas sobre otras capitales europeas.

Praga ha sabido conservar un patrimonio cultural de gran riqueza y en parte gracias a que fue preservada de los bombardeos de las dos grandes guerras mundiales sufridas inexorable y cruelmente por otras grandes ciudades de Europa.

Analizando Praga desde el punto de vista arquitectural o de la magnificencia de sus museos, la ciudad se ubica en un lugar privilegiado de la cultura europea.

Situada a orillas del Moldava, es el resultado de la unificación en 1784 de cuatro ciudades de origen medieval que hoy resultan los cuatro corazones de la ciudad.

Sin embargo, resumir la República Checa en la belleza de su capital es no hacer justicia al resto del país que posee tesoros culturales y geográficos dignos de conocer y admirar. La República Checa en su totalidad invita a ser conocida tranquilamente, es amable con el visitante y se deja descubrir sin ningún inconveniente. Los checos nos reciben con los brazos abiertos y nos presentan sus parques naturales o sus joyas arquitectónicas a lo largo y ancho del país.
No dudemos en recorrer el interior de estas regiones aún desconocidas para muchos.

Les dejamos  sólo algunos de sitios más recomendados por los turistas que ya han visitado la República Checa.  Ubicados en las regiones de Bohemia y Moravia :

Bohemia

Kutna Hora: es una ciudad situada en la región de Bohemia central, a 60 Km. al este de Praga y existe una red de transporte de trenes y autobuses excelente. Esta ciudad que conserva casi intacto su esplendor pasado fue antiguamente la capital financiera del país gracias a sus yacimientos de hierro, hoy agotados. En el año 1308 se estableció aquí la Casa de la Moneda y rivalizó con Praga durante mucho tiempo por ser la ciudad más importante de la región.

Litomysl: esta ciudad situada en Bohemia del Este, posee un palacio que es el resultado de las refacciones realizadas a un castillo medieval para convertirlo al estilo renacentista en el siglo XVI y es un ejemplo de la fastuosa vida llevada por la nobleza de la región y de diferentes estilos arquitectónicos bellamente logrados.

Trebic: pequeño pueblo de la zona de Vysocina, presenta el Barrio Judío y la Basílica de San Procopio.

Cesky Krumlov: ciudad fundada en el siglo XIII a orillas del río Moldava, su castillo es el más grande después del de Praga. Habitada originariamente por familias de la nobleza de Bohemia presenta edificios y monumentos de incalculable valor histórico y arquitectónico.

Moravia

Olomouc: antigua ciudad barroca es la capital de la región de Moravia del Norte, posee la Columna de la Santa Trinidad de Olomouc entre muchos monumentos y edificios de innegable valor artístico e histórico.

Brno: es la capital de la región de Moravia del Sur, en ella encontramos la villa Tugendhat, el convento de los Capuchinos, la Catedral de San Pedro y San Pablo, el castillo de Spilberk y en los alrededores encontramos la localidad de Slavkov, escenario de la legendaria batalla de Austerlitz.

Telc: es una pequeña aldea situada en Moravia del Sur, su centro histórico, la plaza principal, el parque y su hermoso estanque, el castillo y el museo Vysociny Pobocka. En los alrededores encontramos el castillo de Cervena Lhota y en Jindrichuv Hradec el castillo y el museo regional

Lednice-Valtice: conjunto natural y cultural situado en el sur, combina un paisaje espectacular con viñedos, castillos, estanques y parques. El castillo de Lednice posee un museo hortícola, un acuario y un bello parque. En el conjunto encontramos el bosque húmedo más extenso del país y el jardín más extenso que haya sido diseñado por el hombre.

Kromeriz: con el palacio episcopal y sus parques llamados “El Jardín de las Delicias”. El lugar sirvió de locación para el rodaje de la película “Amadeus” de Milos Forman.

Holasovice: encantadora pequeña aldea, tradicional de Europa central, hacia el sur de la misma se encuentra el bosque protegido de Blansky. Su origen remonta a mediados del siglo XIII, perdió a todos sus habitantes por la peste, luego fue abandonada durante la Segunda Guerra Mundial, restaurada volvió a repoblarse en el año 1990. La iglesia de San Juan Nepomuceno fue edificada en 1755.